Elvis M. Alvarez Torres

San Gabriel | San Juan de Lurigancho | Lima 36 | 00511.99756.2312   |   arturinsa@gmail.com

November 16, 2008


EL LIMPIADOR DE ZAPATOS

 

 

Llevaba varios años trabajando como docente en un Centro Educativo Ocupacional dando clases de computación para adultos, y cuando llegue a trabajar al colegio encontré al lado de la puerta del salón de clases, una tabla de 30 por 50 Cmts. con bastantes chapas clavadas en una cara de la tabla, instintivamente cogí esa tabla y lo puse en la puerta para que se limpien los pies en vista que por esa época llovía mucho y los alumnos llegaban con los zapatos sucios, y así paso a ocupar dicho lugar por varios años.

Un buen día, se inscriben como participantes en mi curso de “Computación e Informática”, tres profesores, entre ellos un abogado primo mío, un profesor secundario y un Ex-Director de UGEL y se percataron inmediatamente de dicho “limpiador” en la puerta de mi Salón; hecho que les incomodó en sobremanera, lo cual me sorprendió mucho.

Una noche, los tres profesores me invitan a tomar un café, luego de clases, lo cual acepte, y salimos después de clases, luego de ciertas conversaciones preliminares, de manera protocolar el Ex – Director, de edad muy avanzada, toma la palabra con frases rebuscadas explica la necesidad de eliminar la violencia y el castigo como métodos de enseñanza en la escuela, y que medidas tomar para que esto no ocurra, seguidamente mi primo me pregunta respecto a la tabla que yo pongo en el piso todos los días a la entrada del salón y el mensaje simbólico que implicaba su presencia; hecho que me sorprendió de sobremanera, porque para mi dicho dispositivo era como había dicho anteriormente: “Un simple y curioso limpiador de zapatos”.

Poco a poco me fui dando cuenta de lo que ocurría. El mensaje subliminal que enviaba a los alumnos, en aquello que como dichos profesores; me hacían entender, lo habían utilizado como herramienta de castigo, que reemplazaba a “La Palmeta”; desconozco su nombre, pero me lo hicieron conocer muy bien: yo conocía muy bien la frase “Al rincón, quita calzón”, sabia también que a algunos malcriados los mandaban al rincón cuando se portaban mal, pero desconocía que a los alumnos se les hacia arrodillar en dicho tablero con chapas cada vez que se portaban mal.

Puedo comprender, el mensaje de colocar un chicote de tres puntas o un látigo en un lugar especial como medida preventiva persuasiva para los malcriados porque uno tiene recuerdos pasados, aunque nunca lo haría, así como desconocía que en mi salón yo había colocado en la puerta (sin querer) una herramienta de castigo para prevenir del mal comportamiento a mis alumnos.

 

Lic. Elvis Alvarez Torres
CETPRO INDUSTRIAL SAN CARLOS
UGEL 05 - SJL/EA
www.arturinsa.com
997562312

SI LES GUSTO LA LECTURA LES INVITO HACER CLICK 
EN LOS VINCULOS DE MIS AUSPICIADORES